Skip to main content Skip to footer site map

Gilberto Aceves Navarro, Renovador De Las Artes Plásticas De La Segunda Mitad Del Siglo XX

Article Pixel

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el INBAL recuerdan al muralista quien este día cumpliría 89 años de edad.

Gilberto Aceves Navarro, Renovador De Las Artes Plásticas De La Segunda Mitad Del Siglo XX

El pintor, muralista, escultor y grabador Gilberto Aceves Navarro desarrolló una larga trayectoria de más de medio siglo, cuya obra fue clave en el panorama artístico mexicano y su labor como docente influyó en varias generaciones de artistas.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) recuerdan al maestro quien cumpliría 89 años este día, y quien es considerado uno de los pilares del dibujo y renovador de las artes plásticas de la segunda mitad del siglo XX.

Nació en la Ciudad de México en 1931, estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda en 1950, bajo la dirección de Enrique Assad, Ignacio Aguirre y Carlos Orozco Romero. Años más tarde prefirió continuar por el camino de la experimentación, que lo consolidó como uno de los máximos representantes del expresionismo figurativo. En 1953 se reincorporó a la escuela para estudiar grabado con el maestro Isidoro Ocampo.

En 1952 colaboró con Siqueiros en la realización de los murales de Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México. Su exploración artística fue compartida con creadores como Alberto Gironella, Fernando García Ponce, Francisco Corzas, Vicente Rojo y José Luis Cuevas.

Aceves Navarro desarrolló una importante labor docente, lo que lo convirtió en uno de los artistas más influyentes en varias generaciones de creadores visuales. De 1971 a 2012 fue maestro de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, ahora Facultad de Artes y Diseño, y desde 1998 impartía un taller de dibujo en su estudio de la colonia Roma.

Con más de 300 exposiciones colectivas en México y en diversas ciudades del mundo, y más de 150 muestras individuales en museos y galerías desde 1955, Gilberto Aceves Navarro se destacó como un prolífico artista. La exposición retrospectiva que presentó Final del formulario

en el Palacio de Bellas Artes titulada Gilberto Aceves Navarro: cinco décadas, una mirada, reunió más de 400 piezas, entre pinturas, dibujos, grabados y arte objeto, junto con la instalación escultórica Las bicicletas.

En el Museo de Arte Moderno exhibió La decapitación de San Juan Bautista; otras más fueron: Exposición antológica 1973-1993, en el Instituto Cultural Cabañas, en Guadalajara, Jalisco; Historias y sueños del unicornio (1998), en el Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Antiguo Palacio del Arzobispado; Don Felipe II y la armada invencible (2001), en los estados del norte de la República y en los consulados de México en San Antonio Texas, Washington DC y Montreal, Canadá.

Entre sus últimas exposiciones están Cabezas olmecas, caricia y materia, que se exhibió en LS/Galería en 2018, y Gilberto Aceves Navarro: Hoy, integrada por 60 obras en cuatro núcleos temáticos: Retrospectiva, Caminantes, Migrantes y Arte desde pequeños, presentada en 2019 en el Museo de la Ciudad de México.

Desde 2003 se integró a la Academia de Artes, año en que ganó el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Bellas Artes, además de haber recibido en 2011 la Medalla Bellas Artes, máximo reconocimiento que otorga el INBAL a destacados creadores en México, y en 2014 la medalla de la UNAM por sus 40 años de servicios académicos.

Algunas de sus obras más reconocidas son: Poema floral, mural al óleo pintado en 1968 para el Pabellón de México en la Hemisfair de San Antonio, Texas; Yo canto a Vietnam, realizada en 1970 para el Pabellón de México en la Feria Mundial de Osaka, Japón; Apoteosis de Don Manuel Tolsá y las musas románticas, técnica mixta que se encuentra en la explanada de la Facultad de Artes y Diseño; y Una canción para Atlanta (1993), mural de látex y acrílico pintado con motivo de los Juegos Olímpicos de 1996, en Atlanta, Estados Unidos.

Su mural Canto triste por Biafra (1979), que forma parte del acervo del Museo de Arte Moderno (MAM), es un políptico de cinco piezas que alude al golpe de Estado en Nigeria en 1967, el cual fue uno de los proyectos entrañables de Aceves Navarro. También destacan Canto a la raza y Danzas de la vida y la muerte.

Diversos recintos del INBAL albergan más de un centenar de piezas, como los museos de Arte Moderno, Nacional de Arte, Nacional de la Estampa, de Arte Carrillo Gil, el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.


Related Articles View More Mexico Stories   Shows

More Hot Stories For You