Jeroglíficos Sensibles De Darío Ortiz Estará En El Salón De La Plástica Mexicana

"El cuerpo humano, en todas sus facetas, es el gran protagonista en esta curaduría. De ahí la frase de Octavio Paz que utilizamos para el nombre de la exposición: Jeroglíficos sensibles. Pensamos en ella porque los cuerpos eso son".

Así lo expresa Darío Ortiz, autor de la exposición que presenta el Salón de la Plástica Mexicana del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), como parte de las actividades que celebran el Año Dual México-Colombia. Podrá visitarse hasta el 15 de diciembre del año en curso.

Conformada por una veintena de obras representativas de las técnicas acostumbradas por el reconocido artista colombiano Darío Ortiz (óleos sobre tela, acuarela, pastel, gouache y mixtas sobre papel), el cuerpo humano es el protagonista central de Jeroglíficos sensibles.

En entrevista, el laureado artista colombiano explica sobre los pormenores de la muestra: "La curaduría la hice en conjunto con Patricia Pava y básicamente retoma una serie de trabajos que realicé en México más o menos desde el año 2015 a la fecha. En esta selección de obras, el cuerpo humano es el principal protagonista".

"Nos concentramos en traer y presentar piezas que fueran distintas a las que se expusieron hace dos años en el Museo de la Secretaría de Hacienda en México", agrega el artista.

El Salón de la Plástica Mexicana es un recinto histórico y Darío Ortiz se muestra honrado de exponer su obra en este espacio. "Para mí es muy importante presentar mi obra en espacios icónicos como el Salón de la Plástica Mexicana. La Ciudad de México cuenta con muchos espacios para exponer, y algunos tienen un valor histórico innegable. Por ello, es un honor llevar mi obra a un espacio tan importante en la historia de la plástica en México. Además, sé que son contados los artistas extranjeros que han expuesto en este recinto cultural".

Sobre el estado actual del arte en Colombia, Darío Ortiz, quien también es escritor, opina sin ambages: "En las últimas dos décadas, el arte en Latinoamérica dio un giro realmente muy interesante hacia lo que se autodefine como 'arte contemporáneo', corriente que en América Latina se había tratado de manera muy superficial y donde existían solamente algunas figuras que desarrollaron su obra fuera de nuestros países de origen".

"El arte contemporáneo empieza a convertirse en algo seminal, propio de cada región, y el caso colombiano es una radiografía de eso. Más o menos desde el 2005, el auge del arte contemporáneo genera una gran actividad artística que hoy coloca a Bogotá como una de las grandes capitales del arte a escala mundial. Casi todas las guías culturales para ver arte en el mundo incluyen a Bogotá y a Tel Aviv, que son los nuevos sitios donde se está creando arte contemporáneo. Hoy en día Bogotá tiene cinco veces más galerías de las que tenía hace una década", afirma el también presidente fundador del Museo de Arte de Tolima.

Sobre mirar al arte como un vehículo de transformación social, el artista menciona que "sí lo es, pero la verdad quisiera que el arte sirviera en la práctica para restablecer el tejido social en países como México y Colombia".

Darío Ortiz tiene una fuerte relación con México y reconoce el talento de sus artistas: "México tiene unos artistas extraordinarios. De los históricos, me parece importante mencionar al movimiento del muralismo en México, con Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, pero también tienen a un Saturnino Herrán, cuya obra se expone actualmente en el Museo Nacional de Arte y que es uno de esos grandes artistas que mostraban el impulso que tenía el arte en México en los tiempos de la Revolución y los años siguientes".

"En el presente, México también tiene a grandes artistas. Aunque sea belga mexicano, creo que el trabajo de Francis Alÿs es extraordinario. En pintura, por ejemplo, me parece admirable la obra de Daniel Lezama, contemporáneo mío y querido amigo. Te puedo decir que, como Bogotá, la Ciudad de México es punta de lanza del arte latinoamericano actual", explica el artista.

En la era digital, cuando hay exposiciones que se presentan de manera virtual, Darío Ortiz refiere que encuentra un peso especial en las muestras físicas: "Creo que la experiencia plástica, el impacto emocional que genera una obra al verla en vivo no tiene comparación, sea una instalación, un performance, una pintura o una escultura. La verdadera potencia de esas piezas está ahí, en su materialización. Hay un peso energético que tiene el arte en vivo y que lo ha tenido desde la época de las cavernas", concluye el artista colombiano.

Related Articles View More Mexico Stories   Shows








More Hot Stories For You

Before you go...

Like Us On Facebook
Follow Us On Twitter
Follow Us On Instagram
   



  SHARE