El Museo Nacional De La Estampa, Recinto Vivo Incluyente Que Integra A Los Que No Han Tenido Voz Sin Dejar Fuera A Los Consagrados

El Museo Nacional De La Estampa, Recinto Vivo Incluyente Que Integra A Los Que No Han Tenido Voz Sin Dejar Fuera A Los Consagrados

El Museo Nacional de la Estampa (Munae), del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, se encuentra sin afectaciones y continúa abierto al público en su horario habitual tras la caída de una fracción de techumbre en el anexo colindante a sus instalaciones, anexo entre el museo y la Iglesia de la Santa Veracruz.

Sin que el patrimonio y el acervo de este recinto hayan estado en riesgo, se lleva a cabo un reforzamiento preventivo que integra medidas de protección civil para dar seguridad al público que visita este espacio que actualmente presenta dos importantes exposiciones y ofrece actividades paralelas para personas de todas las edades.

Un esténcil en uno de los muros del vestíbulo del Museo Nacional de la Estampa recibe a sus visitantes con el concepto de inclusión: la clásica figura del Caudillo del Sur y de la Adelita, pero con los rostros intercambiados. Adela Velarde vestida como Emiliano Zapata / Emiliano Zapata vestido como Adela Velarde (2019) de Diego Álvarez es una de las 100 piezas que integran Zapata vivo a través de la gráfica contemporánea, una de las dos muestras que actualmente se exhiben en el recinto del INBAL.

"¿Cómo pensar hoy una lucha por la justicia y la igualdad sin la incorporación de la perspectiva de género y del respeto a la diferencia? La revolución de Zapata defendió la justicia y la democracia para los campesinos e indígenas. Su continuidad ha permitido que nos hagamos conscientes de la necesidad de la inclusión", señala uno de los textos de bienvenida de la exposición.

La inclusión se hace patente en diversos aspectos de la muestra: conviven obras de artistas de diversas generaciones: David Alfaro Siqueiros, Arturo García Bustos, Raúl Anguiano, Alberto Gironella, Mariana Yampolsky, Rolando de la Rosa, Demián Flores, la Tallera María Pistolas y el colectivo Lapiztola, entre muchos otros; dialogan piezas de grabado en diferentes técnicas y soportes, principalmente, con óleos, esculturas y hasta arte sonoro, como en la pequeña sala donde se proyecta en un muro una videoinstalación de Samantha Chaparro y en otro se aprecia una estampa de Leopoldo Méndez o sobresale una imagen con superposición en Braille que invita al público a ser tocada.

Los grabados tradicionales de los creadores consagrados ya mencionados comparten el espacio del Munae con piezas en las que Zapata es deconstruido para aparecer con múltiples ojos o incluso transformado en la señalética de la estación del Metro que lleva su nombre. La curaduría, a cargo de Yunuén Sariego, centra la mirada del público en la imagen y la trascendencia del revolucionario, multiplicadas y reinterpretadas, en el contexto del centenario de su asesinato.

El Munae presenta, también hasta el 3 de noviembre, la muestra Dos colectivos. Estampas de La Curtiduría & Art Division, una revisión de los archivos de gráfica producidos durante 12 años en La Curtiduría Centro de Artes Visuales, fundado por Demián Flores en Oaxaca, y en el taller Art Division, de Dan McCleary, en Los Ángeles, California.

En ambas exhibiciones se incluyen obras de creadores contemporáneos. A decir del director del Munae, Emilio Payán, "apoyar, promover y difundir la obra de los artistas jóvenes y consagrados", y preservar tanto la memoria de la gráfica, a través de la propia obra, como las técnicas del grabado, son los principales objetivos del recinto.

"Tenemos una gran tradición de grabado en México, y actualmente hay una explosión de talleres de gráfica en todo el país, particularmente en Oaxaca, Jalisco, Michoacán y la Ciudad de México. La estampa representa la historia del país y el presente. Hay artistas jóvenes que están innovando, que no se conforman con las técnicas tradicionales y trabajan con soportes diferentes, como impresiones digitales, y las mezclan con el grabado tradicional o fusionan escultura con gráfica. Hay mucha necesidad de expresarse por parte de las y los jóvenes, y se atreven a hacer ese tipo de cosas", agrega Payán.

Zapata vivo a través de la gráfica contemporánea integra obras "de más de 60 artistas y colectivos de todas las generaciones que han desarrollado el tema de la lucha, de la conservación de la tierra, de la inclusión. Es gratificante apoyar a los jóvenes y sus obras entran en diálogo con el propio acervo del museo", conformado por aproximadamente 12,500 piezas.

"Uno de los temas importantes en este momento en México, y en el Museo, es la inclusión; que participen todos. En el Munae es fundamental incluir a los que no han tenido voz, a quienes no tienen espacio, sin dejar afuera a los consagrados. Tenemos un taller de gráfica móvil que sacamos a la Plaza de la Santa Veracruz los viernes y sábados. Invitamos a la gente que pasa o vive por aquí. Hay personas en situación de calle que participan activamente y eso es maravilloso. Es una manera de insertarlos a la vida cultural y a la sociedad", concluye el director del museo.

Para complementar la experiencia de los visitantes, en el Munae se llevan a cabo actividades dirigidas a personas de todas las edades. En el contexto de la exposición Zapata vivo a través de la gráfica contemporánea, entre otras actividades paralelas (como conversatorios o conferencias), se impartirán talleres de grabado con procesos menos tóxicos, de impresión en serigrafía y en tortillas con tintes comestibles, así como de sellos-tatuajes con motivos revolucionarios. Más información en el sitio web: https://museonacionaldelaestampa.inba.gob.mx



Related Articles View More Mexico Stories   Shows

More Hot Stories For You